Jaume Plensa · mundo

Julia

Desde ayer puedes visitar a Julia en la Plaza de Colón de Madrid. La escultura de la bella Julia, arte regalado de Jaume Plensa, recibe a los urbanitas madrugadores que inician cada mañana un nuevo día.

“no sirve para nada, pero por esto es tan importante”

La intención de Jaume Plensa es la de dar un toque de tranquilidad y belleza al paisaje duro de una ciudad moderna. Sin duda la presencia de Julia es importante. No deja a nadie indiferente y a todo el mundo gusta, a pesar de que ahora Cara Delevingne está celosa.

 

 

 

 

Anuncios
artes

De nuevos y viejos Maestros

Isabel Coixet dirige un documental sobre la obra de Cai Guo-Qiang en el Museo del Prado. El espíritu de los viejos maestros del Prado recibe a la explosión artística del maestro chino.

 

actividades

Otoño Portugués en Madrid

Hasta el mes de diciembre podemos disfrutar de la extensa oferta cultural que nos ofrece La Mostra Cultural Portuguesa de España. Con un poquito de todo lo mejor, la Mostra nos ofrece un rico recorrido por la riqueza cultural de Portugal.

Para empezar bien la semana podemos escuchar a Cuca Roseta, que sin duda ha nacido para cantar.

 

fotografía
actividades

Perseo 109-P

Por San Lorenzo podemos disfrutar de la visita del cometa 109P/Swift-Tuttle. El regalo en forma de lluvia de lágrimas y estrellas tendrá su momento álgido en lo que queda de semana.

Hoy podemos pasarnos por el Planetario de Madrid para disfrutar del acontecimiento con todo lujo de detalles.

 

postales

Cámara de Cartón

2017-08-06_0_collage

Cuando trasteamos en los cajones encontramos numerosos recuerdos olvidados. En los fondos de armario se ocultan cápsulas del tiempo en forma de caja. Es habitual guardar los negativos de las fotos en cajas de galletas, puros o zapatos para que no se dañen. No está de más dar un repaso a los recuerdos y rememorar momentos pasados.

En Parque del Guadarrama podemos caminar desde la Bola del Mundo hasta el Pico de Cabeza de Hierro Mayor para ver las buitreras que hay en la zona. Hace poco encontré los negativos de una visita que hicimos hace años. Las fotos tomadas con una cámara desechable de dudosa calidad, con unos resultados que de malos da reparo hasta escanearlos, me hicieron recordar una anécdota que ya había olvidado. La visita de un buitre que estuvo un rato observándonos mientras descansábamos en lo alto de Cabeza de Hierro Mayor fue realmente bonita. El buitre, con su imponente envergadura, nos rondaba celoso de la visita de los invasores mochileros que usurpaban sus dominios. El Señor Buitre estuvo suspendido justo delante de nosotros jugando con la corrientes de aire.

Sin duda, vale la pena recordar el momento.